¿Qué celebramos el 18 de septiembre?

A las nueve de la mañana del 18 de septiembre de 1810, se reunió en el salón de honor del Consulado (sitio donde actualmente están los Tribunales de Justicia en Santiago), un grupo de personas preocupadas por la forma en que debía mantenerse la soberanía de Chile. El tema central era que el Rey Fernando VII había sido depuesto por el avance de Napoleón y de alguna manera se debía preservar el dominio español en el territorio colonial.

Por eso, en esa mañana se había convocado a un Cabildo Abierto que contó con la participación de 350 vecinos, para determinar cómo continuaría la administración del gobierno.

Se formó la Junta presidida por don Mateo de Toro y Zambrano, con otros seis integrantes y dos secretarios. Era el primer paso hacia la independencia nacional que sólo se concretaría ocho años después, tras la batalla de Maipú.



Rodeo

El rodeo es un deporte en el cual dos jinetes montados sobre caballos de raza chilena pura deben arrear y atajar un novillo en tres oportunidades consecutivas, sobre dos quinchas acolchadas. Tiene todo un sistema de puntuación dependiendo de dónde se agarre al animal y también existen penalizaciones si se enviste de mala forma al novillo.

Es toda una fiesta nacional, sobre todo desde la zona central de Chile al sur. Existen variados clubes de rodeo a lo largo del país y es el emblema del huaso unido a su caballo.



Parada Militar

Como un reconocimiento a los integrantes del Ejército, se instituye el 19 de septiembre como un día destinado al recuerdo de todas las "Glorias del Ejército de la República".

La Gran Parada Militar se realiza en el Parque O'Higgins de Santiago, donde las tropas y escuadrones de las diversas ramas de las instituciones armadas del país desfilan frente a las máximas autoridades. El Presidente de la República y los generales asisten y es una verdadera fiesta ver marchando al Ejército.



La Cueca

En Chile se baila la cueca, aproximadamente desde 1824. En los salones de música (casa de canto) se ejecutaba con arpas y guitarras, y en el campo se armaban tabladillos especiales para los bailarines, acompañados de guitarras y canto.

Algunos folcloristas dan una explicación de tipo zoomórfico al origen y al nombre de la danza, derivándolo de "clueca", creyendo ver en nuestro baile una imitación de los movimientos de una polla requerida por el gallo. El baile de hombre equivaldría a la rueda y al entusiasmo que pone el bípedo alado en su lucha amorosa y explicaría, además, el aire defensivo de la polla, que se ve en la dama.




La Trilla

Huasos montados arrean un grupo de yeguas alrededor de una parva de trigo hasta que el grano queda separado de la paja. En esta oportunidad, los jinetes dan demostración de destreza. Finaliza al descubrirse una damajuana de vino y que pertenecerá al que la halló. Mientras los corredores realizan la faena, los asistentes los animan con canciones y estribillos alusivos. Terminada la trilla se realiza una fiesta en la que participan jinetes y lugareños.



Fondas y Ramadas

Son parte fundamental dentro de las tradiciones dieciocheras. Aquí se viven con gran alegría las Fiestas Patrias. Se toca música alusiva a los huasos (aunque últimamente suenan más las cumbias y salsa), se venden empanadas, fierritos, asados, bebidas, entro otros. También se encuentra gran cantidad de juegos típicos como "botar los gatos", "botar los tarros", "achúntele al sapo" y "la ruleta rusa", entre otros.



Circo

Cuando empiezan a llegar lo circos se sabe que se acerca el 18. La carpa y los animales son un mundo de fantasía que ya forma parte del patrimonio pintoresco de Chile. Los payasos, los malabaristas, los perritos que andan en bicicletas, el hombre bala, las cabritas, algodones y el maní confitado son parte del paisaje habitual del circo.

Generalmente en este lugar las familias se reúnen para tener unas horas de diversión y los más pequeños son quienes salen más felices y con ganas de volver nuevamente.

 

 

Volver a la Fonda